Inici‎ > ‎

Notícies Dona

L’erradicació de la discriminació trans també és un combat sindical

31 de març 2021, 10:10 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO

El dia 31 de Març és el Dia de la Visibilitat Trans, una data assenyalada per plantejar que hem de seguir treballant per eixamplar les reivindicacions feministes i la lluita contra l’LGTBI-fòbia, un combat que s’ha de fer també des del sindicat. 

La nostra lluita és la igualtat L’erradicació de la discriminació trans també és un combat sindical efectiva i real, la millora real de les condicions de vida i de treball, que han de garantir autonomia i llibertat a les persones, i la integració de la transversalitat de gènere/sexe a la nostra acció sindical quotidiana. La nostra lluita incansable és contra les desigualtats creixents, com també ho és la denúncia per erradicar la feminització de la pobresa i les violències masclistes. 
El sindicat també parteix d’una perspectiva interseccional davant les opressions que ens afecten en el dia a dia. Una d’aquestes, i destacada, és la transfòbia. 
Més enllà de les intenses polèmiques sorgides sobre la qüestió, és indiscutible que les persones trans pateixen una forta discriminació i viuen en una desigualtat constant. En efecte, pel sol fet de ser trans, es veuen afectades per un sistema d’estratificació que els impedeix gaudir dels recursos a què sol poder accedir la majoria. L’elevadíssima taxa d’atur que pateixen, que se situa al voltant del 85 % a Espanya, està causada per la dificultat d’accedir al mercat de treball o a l’habitatge, i les obliga a fer feines en l’economia submergida, la qual cosa les deixa fora del sistema i sense cap cobertura dels sistemes de protecció social. 

La discriminació i la desigualtat que pateixen també es reflecteix en l’elevada taxa de suïcidis, de l’ordre del 40 %, davant de l’1,6 % general. Hem de seguir estant, doncs, en el combat contra qualsevol discriminació, assetjament i rebuig directe o indirecte en l’àmbit social i laboral per tal que no es menystinguin els drets de les persones i acollir la reivindicació trans com una lluita pròpia. 

CCOO, en definitiva, ha de seguir lluitant per garantir les condicions materials i laborals de les persones treballadores, entenent que parlem d’executar una defensa aferrissada dels drets humans i que ho hem de fer a través del treball unitari en el si del moviment feminista, el col·lectiu LGTBI+, la negociació col·lectiva o la formació sindical, en tant que espais i eines de treball quotidià per ser dimensionades en el futur immediat. 

Pol Mena Gironès.  Àmbit LGBTI de CCOO de Catalunya

Homes de CCOO pel feminisme

3 de març 2021, 7:38 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO   [ actualitzat el 3 de març 2021, 7:40 ]

@repost de Manu de Salvador Valdeomar Revista Treballadora nº 56.  

Una nova iniciativa per reflexionar sobre el paper dels homes en el feminisme impulsat des del sindicat.

CCOO som i actuem com a sindicat feminista. Però som conscients de qui lidera les accions antimasclistes? Els homes del sindicat anem al capdavant de les iniciatives de les dones o hi anem a remolc? Els homes de CCOO que impulsem aquesta iniciativa volem construir un espai de reflexió sobre el nostre paper en la lluita feminista dins i fora del sindicat. Un espai de reflexió per poder analitzar i compartir els elements estructurals que produeixen la discriminació, l’opressió i les violències cap a les dones i les persones de gènere no binari, i per fer autocrítica.

Volem reforçar el caràcter de la nostra acció sindical per incorporar la lluita feminista i la lluita per la igualtat als diferents àmbits d’actuació dels i les sindicalistes. Volem lluitar tant com puguem per la igualtat entre dones i homes, i per aconseguir que tot espai quedi lliure de violències i discriminacions. Volem sumar-nos a la força de la negociació col·lectiva, dels plans d’igualtat, de la lluita contra les bretxes salarials i els treballs no remunerats, de les cures, de la gestió dels temps, de la corresponsabilitat i de la conciliació per seguir apostant per un feminisme real dins i fora del sindicat. 

Aquest grup esperem que pugui replantejar l’actitud que tenim els homes i que creï un espai més just i clar per al nostre paper en el feminisme i el sindicat. Si t’interessa saber-ne més, vols donar-nos suport o vols formar part del grup, posa’t en contacte amb nosaltres a: mdesalvador@ccoo.cat. 

Manu de Salvador Valdeomar 
Grup d’homes de CCOO pel feminisme

CCOO presenta la segona fase del projecte Orienta per a reduir la bretxa de gènere en l'àmbit laboral

12 de febr. 2021, 1:46 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO

 El sindicat insisteix en la necessitat d'aprofundir en un procés de transformació de l'educació que promogui alternatives que donin visibilitat a les dones i la seva història, i situï la igualtat, l'eliminació del sexisme i la coeducació en el centre de les estratègies pedagògiques.

Coincidint amb la celebració del Dia Internacional de la Dona i la Nena en la Ciència, la Federació d'Ensenyament de CCOO recorda que l'impuls de les vocacions *STEAM (Ciència, Tecnologia, Enginyeria, Arts i Matemàtiques) en nenes i dones és una qüestió prioritària recollida en el nou marc d'actuació definit en l'Agenda 2030 per al Desenvolupament Sostenible de la Unesco. A més, el sindicat destaca la gran importància de les matèries d'humanitats i ciències socials, que aporten a les persones criteris per a entendre el pensament i l'evolució de les societats, proporcionen coneixement i reflexió sobre els grans valors que la humanitat ha desenvolupat i col·laboren en la formació i l'avanç personal i per al millor exercici de la ciutadania. No obstant això, rebutja l'adjudicació, de forma estereotipada, de les dones i nenes a l'estudi i pràctica d'aquestes matèries, així com l'allunyament d'elles per part dels homes.

CCOO subratlla la necessitat de fomentar la coeducació des dels inicis de l'escolarització, ajudant als centres educatius amb llibres de text i materials específics que visibilitzin a les dones i les seves aportacions en totes les branques del saber, especialment en les disciplines *STEAM, per a aportar models amb els quals les nenes puguin identificar-se; i promovent que els consells escolars dels centres prenguin iniciatives per a afavorir la igualtat efectiva de dones i homes, com estableix l'article 127 g) de la nova *LOMLOE.

En el seu compromís amb la reducció del biaix de gènere en l'àmbit laboral, la Federació d'Ensenyament de CCOO s'ha unit a l'Aliança *STEAM pel talent femení, “nenes en peus de ciència”, impulsada pel Ministeri d'Educació i Formació Professional amb l'objectiu de configurar un sistema educatiu i formatiu que elimini estereotips de gènere associats a vocacions i professions *STEAM. 

Així mateix, anuncia la posada en marxa de la segona fase del seu projecte Orienta, desenvolupat de manera conjunta amb la Federació d'Indústria de CCOO. Amb el lema Orientades a la Igualtat, abordarà les desigualtats laborals de nenes i dones i es presentarà el pròxim dia 24 a les 17.00 hores a través de la plataforma
*Meet. La jornada comptarà amb la participació dels ministeris d'Educació i Formació Professional i d'Indústria, Comerç i Turisme, de la responsable de Dona
i Igualtat de la Confederació de CCOO, Elena Blasco, i de María Elena Vázquez *Abal, professora de Geometria i Topologia en la Universitat de Santiago de Compostel·la i presidenta de la Comissió de Dones i Matemàtiques de la Reial Societat Matemàtica Espanyola.

Lavarse las manos como una comadrona

20 de gen. 2021, 7:29 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO   [ actualitzat el 20 de gen. 2021, 7:34 ]


@repost revista Trabajadora por Sílvia Espinosa Lopez, secretaria de Mujeres y políticas LGTBIQ de FSSCCOO

Porta violeta de CCOO, locals segurs davant la violència masclista

30 de nov. 2020, 1:22 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO

FotoLa violència masclista és 'la violència que s’exerceix contra les dones com a manifestació de la discriminació i de la situació de desigualtat en el marc d’un sistema de relacions de poder dels homes sobre les dones i que,produïda per mitjans físics, econòmics o psicològics, incloses les amenaces, les intimidacions i les coaccions, tingui com a resultat un dany o un patiment físic, sexual o psicològic, tant si es produeix en l’àmbit públic com en el privat'.

A CCOO t’acollim, t’informem, t’assessorem, t’acompanyem.
I ho fem en qualsevol cas de violència masclista:

- En l’àmbit laboral
- En l’àmbit familiar
- En l’àmbit públic

Vine o truca. No cal que demanis hora.

La gent de CCOO ens ajudem
Formem part de la xarxa de serveis i de recursos d’atenció a les dones a Catalunya.


Porta violeta

Porta violeta

Ni un pas enrere! Ens volem vives i lliures! 25-N

19 de nov. 2020, 2:45 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO

Com cada any, CCOO de Catalunya celebrem diversos actes al voltant del 25 de Novembre, Dia Internacional per a l'Eliminació de la Violència envers les dones. Aquest dia commemorem la data en què es produí el violent assassinat de tres germanes, activistes polítiques, en mans de la policia secreta de la dictadura de la República Dominicana al 1960. Al 1981 es va iniciar la commemoració amb una convocatòria anual i al 1999 l’Assemblea General de Nacions Unides va assumir-ne la reivindicació.

Commemorem aquest dia arreu del món per denunciar la violència que s’exerceix sobre les dones, que té el seu origen en la manca d’equitat i la discriminació, i per reclamar la seva eliminació.

Els actes previstos són:

22 de novembre
Participació a la Cadena Feminista. Podeu apuntar-vos en el següent enllaç: http://novembrefeminista.caladona.org

23 de novembre
Presentació i llançament de la campanya #JoTambé

24 de novembre
Roda de premsa de presentació de l'informe de violències i presentació de la inciativa Locals amb porta violeta de CCOO, amb Alba Garcia, secretària de Dones i Polítiques LGTBI de CCOO de Catalunya, i Javier Pacheco, secretari general de CCOO de Catalunya.

25 de novembre
Dia internacional per a l'eliminació de les violències contra les dones.

26 de novembre

Acte en línia sobre els feminicidis a Mèxic: "Feminicidi, injustícia i impunitat a Mèxic: El cas emblemàtic de Marisela Escobedo".
Organitza: Fundació Pau i Solidaritat i Secretaria de les Dones i Polítiques LGTBI de CCOO de Catalunya
Hora: 18.00-19.30 h, en línia, via Meet. Cal omplir el formulari d'inscripció
Hi intervenen:
Esther Caballé, directora de la Fundació Pau i Solidaritat
Liliana Reyes, coordinadora de CCOO de l'Hospitalet i activista mexicana a Barcelona
Lucha Castro, Defensora dels Drets Humans i advocada de Marisela Escobedo
Alba Garcia, secretaria de Dones i Polítiques LGTBI de CCOO de Catalunya

Es recomana visualitzar previament el documental que està disponible a la plataforma Netflix. Us deixem enllaç del trailer: https://www.youtube.com/watch?v=2vsHHKwqPD8

Data pendent de concretar
Acte organitzat pel grup d'homes feministes de CCOO, amb la participació del doctor Miguel Lorente.

Aquesta informació s'anirà ampliant a mesura que es tinguin les dades pendents de concretar.


Trabajadoras en tiempos del COVID-19: La gestión de la crisis sanitaria requiere perspectiva de género, de Silvia Espinosa López

9 de set. 2020, 9:08 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO

Si algo positivo se puede extraer de la grave situación de crisis sanitaria que estamos viviendo es haber puesto en el centro la salud y la vida de las personas como los bienes más preciados; y el reconocimiento y puesta en valor del personal que conforma nuestro sistema sanitario y sociosanitario.

Cada día, a las 20:00 horas suenan emocionantes aplausos en los balcones de toda España, que son ánimo en estado puro para quienes trabajan en primera línea de combate contra el Covid-19, pero que no son suficientes ni para agradecer ni para reconocer todo lo que este personal está luchando y sufriendo.

Muchas de las personas que aplauden no son conscientes de que casi el 80% del personal del sector de actividades sanitarias y Servicios Sociales son mujeres; y, no es de extrañar, cuando continuamente oímos hablar de los profesionales de servicios esenciales, los investigadores, los celadores, los farmacéuticos, los gerocultores, técnicos, héroes…; y de ese cansino y estereotipado “médicos y enfermeras” que se resiste a desaparecer, a pesar de que un 55% del personal médico son hoy mujeres y de que en poco tiempo va a ser mucho más, a juzgar por el gran porcentaje de mujeres que está estudiando hoy Medicina en las universidades.

Es un lenguaje que, además de no reflejar la realidad, invisibiliza en el peor momento a las mujeres y al colosal trabajo que están realizando. El lenguaje es poderoso y tiene que cambiar; como tiene que cambiar un sistema sanitario y sociosanitario donde ellas están subrepresentadas en los centros de toma de decisiones.

En estos meses de crisis, hay países que han destacado por dos cosas, por su eficacia en combatir la pandemia y por estar gobernados por mujeres: Nueva Zelanda, Bélgica, Finlandia, Dinamarca, Islandia y Alemania. Romper ese tozudo techo de cristal no es sólo una cuestión de justicia, sino también de eficiencia.

Desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO (FSS-CCOO) queremos recordar que aplicar la perspectiva de género es imprescindible para hacer ciencia basada en la evidencia, también en estos momentos de Covid-19. Históricamente, se estudiaron las enfermedades en cuerpos de hombres, siendo sus conclusiones aplicadas también a mujeres, lo que dio lugar a grandes errores que se llevaron por delante la salud y la vida de un número incalculable de mujeres. Es el fenómeno del androcentrismo en la Medicina y la Investigación. Es muy importante que se estudien las posibles diferencias en cómo cursan la enfermedad hombres y mujeres, o cómo reaccionan a las vacunas y los nuevos medicamentos que se están desarrollando. En estos momentos de emergencia tememos que se esté olvidando todo ello una vez más, a juzgar por los pocos datos segregados sobre el Covid-19 de los que disponemos.

Durante todos estos días angustiosos, la crisis ha dejado en evidencia que nuestro sistema sanitario público no es el mismo después de los recortes y las privatizaciones que sufrió durante los años de la crisis financiera. Todas las camas, las UCIS o las personas trabajadoras que se jubilaron y no se repusieron son las que han hecho falta durante estos días.
El sistema está aguantando la descomunal envestida a base de exprimir en cuerpo y alma a sus plantillas, que han trabajado en las peores condiciones. No sólo se les ha exigido que aparquen su vida y releguen el cuidado de su gente, sino que también releguen su propia seguridad, su salud y su vida, porque se les ha mandado a la guerra sin protección. No en vano, somos el país europeo donde ha habido más contagios de personal sanitario y sociosanitario, representando hasta un 15% del total de los contagios.

Hay que decir que el escaso y precioso material de protección se repartió de manera desigual, primero en los grandes hospitales, y mucho menos en la Atención Primaria. Como siempre, la Atención Primaria ha sido ninguneada en la crisis, pues aún siendo la clave de bóveda del sistema, donde se previene y promociona la salud y desde donde se ha visitado a las personas infectadas en sus domicilios, han contado con menos medios para hacerlo, presentando las mayores tasas de contagio y muertes entre su personal. Una Atención Primaria fuerte y dotada de medios es imprescindible para descongestionar los hospitales, y para detectar problemas sociales como la violencia doméstica y la violencia de género, las cuales han crecido exponencialmente en el confinamiento. Un enfoque excesivamente “hospitalocentrista” sólo favorece a quienes tienen interés en sacar grandes beneficios de la privatización del sistema.

Pero el personal que ha trabajado en las peores circunstancias y el peor de los escenarios durante este tiempo aciago ha sido sin duda el de los centros de mayores y dependientes, y del servicio de ayuda a domicilio. Más del 90% de este personal está compuesto por mujeres. Ellas han sido las últimas en recibir material de protección, quienes han tenido que dar una atención para la que no tenían ni medios ni preparación, en medio de un caos que ha sido mucho peor en instituciones privadas.

Aunque siempre lo hemos dicho, ahora más que nunca queremos decir alto y claro que de la economía de los cuidados, o cómo esté organizado este trabajo dentro de una sociedad, dependen la cohesión social y la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres. Es necesario reforzar nuestro Sistema Público de Salud en su conjunto, fortaleciendo la Atención Primaria y siempre teniendo en cuenta que la calidad de la atención que se da está en proporción a la calidad del empleo que se genera.

Asimismo, queremos decir que urge un nuevo paradigma en el cuidado de nuestros mayores, porque después de lo que ha pasado, esta sociedad no puede mirar para otro lado y seguir por la misma senda.

Hay que seguir agradeciendo a todo este maravilloso personal del que formamos parte y al que tenemos el privilegio de representar, al que aplaudimos cada tarde, pero sobretodo con derechos laborales y mejoras económicas, porque es de justicia que cuidemos a quien tan bien nos está cuidando.

Article publicat a: CCOO.es 6.5.2020

Una historia para no olvidar: la Terapia Hormonal Sustitutiva. Sílvia Espinosa

25 d’oct. 2019, 9:03 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO   [ actualitzat el 1 de nov. 2019, 4:01 ]

Article publicat a la revista digital Contrainformación

Entendemos por medicalización la acción de aplicar medicamentos o hacer intervenciones médicas innecesarias o excesivas, interviniendo en la vida y la salud de las personas sin justificación. Convertir en enfermedades procesos naturales; que la investigación se base casi exclusivamente en la farmacología; dejar de lado las dimensiones social y política de los problemas de salud reduciéndolos a problemas individuales, o tratar el riesgo como si fuera una enfermedad, todo ello entra dentro del concepto. La medicalización está, evidentemente, muy relacionada con los intereses de la gran industria farmacéutica y tecnológica, y afecta a toda la población, aunque muy especialmente a mujeres y niñas. El negocio no tiene entrañas, ni ideología como tal, sólo intenta tratar a cuanta más gente mejor, pero sí que aprovecha la ideología imperante, y por ello las mujeres hemos sido y somos su blanco perfecto, pues tenemos una biología más “compleja” por nuestro ciclo menstrual y además hemos sido cosificadas históricamente, o tratadas como objetos.

Un ejemplo sobrecogedor de “sobremedicalización” de un proceso natural en las mujeres es la historia de la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS) en la menopausia. Esta terapia comenzó a aplicarse en los años cincuenta a mujeres sanas, con la promesa de protegerlas de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, alzheimer y de retrasar la vejez. Ya en 1947 se plantean las primeras alarmas sobre el riesgo de cáncer por el uso de estrógenos (American Journal Of Obstetrics and Gynecology), y en 1966 un primer estudio desmiente las bondades protectoras de la terapia. A pesar de ello, el mismo año un ginecólogo llamado Robert Wilson escribe un libro Féminime Forever (Femenina para siempre), subvencionado por diferentes laboratorios, que constituye una publicidad irresistible que provoca que, en 1975, sólo en EEUU, tomen la THS 6 millones de mujeres menopáusicas. El reclamo, aparte de sugerir que las mujeres menopáusicas ya no somos femeninas, mezcla los conceptos de salud, belleza y juventud, en una sociedad que invisibiliza a las mujeres maduras, y que realza la belleza como la mejor cualidad que una mujer puede tener.

En 1979 el doctor Samuel Epstein demostró la relación entre las altas tasas de cáncer de endometrio y el gran aumento de la venta de estrógenos, poniéndose de manifiesto que la terapia hormonal aplicada a mujeres sanas había desencadenado una verdadera epidemia, cuyos efectos devastadores nunca fueron calculados. 

Ante este desenlace, apareció otro fármaco en el que se introdujo otro componente, el progestágeno, combinación que volvía a prometer toda clase de bondades en la salud de mujeres menopáusicas. En 1998 varios estudios (HERS y JAMA y Elisabeth Barrett-Connor) comienzan no solo a poner en duda los beneficios prometidos sino también a plantear dudas contundentes sobre los riesgos, oyéndose las primeras voces que aconsejan sólo recetar la terapia a mujeres con problemas o sintomatología severa, hasta tener más estudios… voces que nuevamente fueron empequeñecidas e ignoradas. 

Durante mediados de los años noventa, se estima que el 50% de las mujeres menopáusicas europeas seguía el tratamiento. Millones de personas sanas expuestas gravemente por «prevenir síntomas» que en la gran mayoría de los casos eran molestias propias del avance de la edad, de envejecer, provocando muerte prematura y sufrimiento incalculables. 

Hasta 2002 y 2003 no se publican los resultados de dos contundentes e incuestionables estudios independientes, Women’s Health Inititive en EEUU y Millium Women Study en UK, que después de más de 50 años de prescripción a millones de mujeres, concluyen que la TH incrementa los riesgos de una gran lista de enfermedades, las más importantes el cáncer de mama, de endometrio, enfermedad cardiovascular (infarto), ictus y tromboembolismo venoso, riesgos que aumentaban según el tiempo de exposición. La pregunta que nos viene a la cabeza es sólo una: ¿cómo es posible que se medicara a millones de mujeres durante tanto tiempo careciendo de estudios de calidad que avalaran sus beneficios y estudiaran sus efectos secundarios? Quienes hicieron fortuna fabricando, vendiendo y prescribiendo el tratamiento, o haciendo estudios y publicidad interesada, deberían responderla. 

En España tendremos que esperar a 2004 para que la Agencia Española del Medicamento emita una información dirigida a profesionales y a mujeres en la que cuantifica los riesgos y limita la prescripción: «Para el tratamiento a corto plazo de síntomas de la menopausia que dificulten la actividad diaria, utilizando la dosis más baja que resulte efectiva y durante el menor tiempo posible«. 

La historia es tan escandalosa como desconocida, por desgracia no es ni la única ni la última. Hoy aprovecho este valioso espacio para explicarla a quien no la conozca y para recordarla a quien ya la conocía, con la esperanza de despertar reflexiones que seguro serán muy saludables. 

Rojo tabú, de Sílvia Espinosa Lopez

11 d’oct. 2019, 3:30 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO

Article publicat a la revista digital  Contrainformación.

Yo tuve la primera regla con 13 años. Recuerdo a mi abuela diciéndome que no tocara las flores del patio, que se “chuchurrían”, o a mi madre diciendo que se le había cortado la mayonesa porque estaba «mala»(no la mayonesa, ella). La regla tenía muchos nombres absurdos, para no tener que nombrar la palabra vergonzosa. A parte de eso no recuerdo que se me informara de mucho más, que ya eras «mujer», la logística de las compresas, ah! y que la regla me iba a doler (eso no me cayó de sorpresa, tengo hermanas mayores). Durante los primeros años tuve reglas acompañadas de un intenso dolor que me incapacitaba para ir al instituto o a trabajar, pero nunca se me ocurrió ir al médico, tomaba analgésicos o antiinflamatorios para aguantar en silencio lo que era «normal». Parir a mi hija y poco después a mi hijo solucionó en gran medida lo doloroso de mis reglas. Pero el dolor no desapareció del todo hasta que comencé a tomar la píldora anticonceptiva. Con el dolor también desaparecieron  mis ovulaciones y una  parte importante de mi lívido, además aparecieron migrañas premenstruales, a veces tan intensas que me hacían vomitar.

En muchísimas culturas, la menstruación ha sido considerada como algo impuro, motivo de ocultación, casi una maldición. Históricamente ha sido un tabú que ha servido para culpabilizar a las mujeres de cosas absurdas, como de contaminar los campos, la comida o el ganado; también ha sido excusa para imponernos prohibiciones.

Dentro del movimiento feminista, nace hace unos años el llamado activismo menstrual, centrado en reivindicar nuestra menstruación como algo natural de lo que para nada hay que avergonzarse. Porque es un orgullo tener un cuerpo sano que menstrúa, un cuerpo en el que todos los órganos y sistemas se mecen  al compás de la regularidad del ciclo menstrual. Es nuestra naturaleza. Desde esta perspectiva, y pensando también en que históricamente la medicina y la investigación han estudiado al hombre como ser humano representativo, reflexiono sobre lo poco que la ciencia y la investigación han estudiado este tema que afecta a la mitad de la población de manera tan importante. Y ya estoy a vueltas otra vez con la falta de ciencia de la diferencia (concepto que he aprendido de la Doctora Carme Valls), o la falta de perspectiva de género en la práctica médica y la investigación de enfermedades y fármacos.

La menstruación no comienza a estudiarse hasta mediados del siglo pasado, y no fue para establecer un estado de salud menstrual, o buscar sanación a los sangrados excesivos, la endometriosis u otras patologías y dolores, sino para conseguir anticonceptivos. La píldora anticonceptiva revolucionó el mundo de las mujeres, porque consiguió separar la sexualidad de la procreación, pero no sin efectos secundarios adversos para nuestra salud. ¿Por qué no se ha investigado mucho más en métodos anticonceptivos sin costes para la salud de las mujeres? ¿Por qué la ciencia se ha centrado en investigar la abolición del ciclo menstrual y la ovulación dejando de lado su estudio fisiopatológico?

Hasta hace poco nunca me había preguntado por qué la sangre menstrual no es nunca objeto de análisis clínico. La orina, heces, sangre, líquido peritoneal, esputos…cualquier fluido corporal se contempla como analizable en un laboratorio menos la sangre menstrual.

El primer estudio epidemiológico en España sobre el sangrado menstrual abundante y cómo tratarlo lo dirigió la Doctora Enriqueta Barranco, investigadora de la Universidad de Granada, hace solo un par de años. Por cierto, está admitido pero aún no publicado en la revista Progresos en Obstetricia y Ginecología (SEGO). En este estudio se analizó la sangre menstrual de 500 mujeres sanas. En las primeras conclusiones del estudio hemos podido leer que se han encontrado xenoestrógenos (substancias artificiales que funcionan en nuestros cuerpos como falsas hormonas e interrumpen su equilibrio, las cuales se encuentran en productos de belleza, limpieza, plásticos…etc) en el 100% de las muestras, y que el 70% de las participantes presentaban indicios de padecer sangrado menstrual abundante (SMA), dolencia que se trata (como tantos problemas menstruales) con hormonas. Sin duda este estudio abre una vía de investigación importante para comenzar a conocer con más profundidad la afectación de muchos productos tóxicos para el equilibrio menstrual de las mujeres.

Una herramienta para este estudio ha sido la copa menstrual, toda una revolución. Las primeras se vendían en herbolarios , en círculos de mujeres y ecologistas, pero después de 10 años y de las dificultades que han puesto ciertos sectores interesados, las usuarias se han disparado. Será porque ya no da tanto asco meterse los dedos y mancharse. Será porque hay mucho más autoconocimiento de las mujeres sobre su propio cuerpo. En todo caso, la copa cuenta cada día con más adeptas, y no sólo por lo práctica, barata e higiénica que resulta, también por sus evidentes bondades para el medio ambiente.

Hoy, mientras escribo todas estas reflexiones, en otras latitudes de este complicado mundo todavía hay niñas que dejan de ir al colegio cuando comienzan a menstruar.

Dentro del movimiento feminista, nace hace unos años el llamado activismo menstrual, centrado en reivindicar nuestra menstruación como algo natural de lo que para nada hay que avergonzarse. Porque es un orgullo tener un cuerpo sano que menstrúa, un cuerpo en el que todos los órganos y sistemas se mecen  al compás de la regularidad del ciclo menstrual. Es nuestra naturaleza. Desde esta perspectiva, y pensando también en que históricamente la medicina y la investigación han estudiado al hombre como ser humano representativo, reflexiono sobre lo poco que la ciencia y la investigación han estudiado este tema que afecta a la mitad de la población de manera tan importante. Y ya estoy a vueltas otra vez con la falta de ciencia de la diferencia (concepto que he aprendido de la Doctora Carme Valls), o la falta de perspectiva de género en la práctica médica y la investigación de enfermedades y fármacos.

La menstruación no comienza a estudiarse hasta mediados del siglo pasado, y no fue para establecer un estado de salud menstrual, o buscar sanación a los sangrados excesivos, la endometriosis u otras patologías y dolores, sino para conseguir anticonceptivos. La píldora anticonceptiva revolucionó el mundo de las mujeres, porque consiguió separar la sexualidad de la procreación, pero no sin efectos secundarios adversos para nuestra salud. ¿Por qué no se ha investigado mucho más en métodos anticonceptivos sin costes para la salud de las mujeres? ¿Por qué la ciencia se ha centrado en investigar la abolición del ciclo menstrual y la ovulación dejando de lado su estudio fisiopatológico?

Hasta hace poco nunca me había preguntado por qué la sangre menstrual no es nunca objeto de análisis clínico. La orina, heces, sangre, líquido peritoneal, esputos…cualquier fluido corporal se contempla como analizable en un laboratorio menos la sangre menstrual.

El primer estudio epidemiológico en España sobre el sangrado menstrual abundante y cómo tratarlo lo dirigió la Doctora Enriqueta Barranco, investigadora de la Universidad de Granada, hace solo un par de años. Por cierto, está admitido pero aún no publicado en la revista Progresos en Obstetricia y Ginecología (SEGO). En este estudio se analizó la sangre menstrual de 500 mujeres sanas. En las primeras conclusiones del estudio hemos podido leer que se han encontrado xenoestrógenos (substancias artificiales que funcionan en nuestros cuerpos como falsas hormonas e interrumpen su equilibrio, las cuales se encuentran en productos de belleza, limpieza, plásticos…etc) en el 100% de las muestras, y que el 70% de las participantes presentaban indicios de padecer sangrado menstrual abundante (SMA), dolencia que se trata (como tantos problemas menstruales) con hormonas. Sin duda este estudio abre una vía de investigación importante para comenzar a conocer con más profundidad la afectación de muchos productos tóxicos para el equilibrio menstrual de las mujeres.

Una herramienta para este estudio ha sido la copa menstrual, toda una revolución. Las primeras se vendían en herbolarios , en círculos de mujeres y ecologistas, pero después de 10 años y de las dificultades que han puesto ciertos sectores interesados, las usuarias se han disparado. Será porque ya no da tanto asco meterse los dedos y mancharse. Será porque hay mucho más autoconocimiento de las mujeres sobre su propio cuerpo. En todo caso, la copa cuenta cada día con más adeptas, y no sólo por lo práctica, barata e higiénica que resulta, también por sus evidentes bondades para el medio ambiente.

Hoy, mientras escribo todas estas reflexiones, en otras latitudes de este complicado mundo todavía hay niñas que dejan de ir al colegio cuando comienzan a menstruar.

 

Dones i salut, una lluita de dia i de nit

11 de juny 2019, 2:35 publicada per Seccions Sindicals ICS CCOO



CCOO de Catalunya ha organitzat la jornada 'Dones i salut, una lluita de dia i de nit', amb motiu del Dia Internacional d’Acció per la Salut de les Dones.


Serà el 14 de juny, a partir de les 9.30 hores, a la sala d'actes de la seu de CCOO de Catalunya (Via Laietana, 16) i tractarà temes com ara la desigualtat de gènere en la salut, la protecció de la dona embarassada en l'àmbit sanitari, experiències de cambreres d'hotels i la vida quotidiana de les dones que treballen de nit a l'àrea metropolitana, entre d'altres.




1-10 of 89